Poco utilizada en los últimos años, el veterano instrumento goza de un gran potencial.

La tecnología en la cocina profesional —y, por extensión, en la doméstica— quedó patente en el siglo XX con la aparición de trituradoras, montadoras, exprimidoras, tostadoras, licuadoras y microondas. Todo pensado para facilitar las labores culinarias con un común denominador: mejorar la eficiencia. En este proceso, la disminución del tiempo de cocción ha sido un factor clave. La olla a presión cumple ese objetivo.

https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/inmunidad-y-cerebro-747/la-olla-a-presin-16784?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=Sumario+IyC+Octubre

Tags:

Comments are closed